Colección 30 años - Los archivos de la Democracia

Educación en tiempos de cambio

Con la recuperación de la democracia, en 1983, comenzó a discutirse la necesidad de que el Estado ejerciera una función democratizadora de la educación en términos políticos y sociales. Esta idea de nuevos y activos roles en materia educativa alcanzó acuerdos sociales hasta lograr consenso. En un primer momento, se apuntó a desarmar los dispositivos represivos heredados de la dictadura y a instalar reglas de vida democrática en las instituciones permeadas por el autoritarismo. Prueba de esto son el proceso de normalización y apertura de las universidades, la discusión de los contenidos relacionados con la construcción ciudadana, la reincorporación de docentes cesanteados por la dictadura y el levantamiento de la censura que había significado la prohibición de ideas, libros y autores en el ámbito educativo.

La ola democratizadora se materializó en espacios de intercambio y discusión. El II Congreso Pedagógico Nacional fue su mayor expresión simbólica en el campo educativo: una gran asamblea donde todos los actores del sistema debatirían y definirían los lineamientos de una nueva ley de educación que sería expresión del consenso entre los implicados, aspiración que finalmente no terminó de concretarse.

Las distintas acciones emprendidas en materia educativa de los primeros años de democracia no lograron desarmar los dispositivos discriminatorios instalados por las políticas de la dictadura. Estas habían desmontado los elementos homogenizadores del sistema educativo argentino que concebía una escuela pública para todos; la exclusión y la polarización social serían desde entonces las características principales del sistema. Esto se refuerza con el proceso de consolidación del neoliberalismo de los años noventa, que, con la herramienta del Plan de Reforma del Estado, impactó fuertemente en materia educativa pues mediante él culminaron las políticas de descentralización del sistema transfiriendo los servicios educativos a cada jurisdicción; paralelamente, se contraía el presupuesto educativo profundizando las desigualdades dentro del sistema. El andamiaje jurídico también acompañó este proceso con la sanción de las leyes de Educación Superior y la Ley Federal de Educación; esta última reorganizó la Escuela General Básica ampliando la obligatoriedad a nueve años y proponiendo la revisión de los contenidos por enseñar en todas las áreas y niveles.

La implementación de estos cambios, si bien contó con el apoyo de varios sectores dentro del sistema y el sustento de organismos unilaterales de crédito, fue duramente criticada por estudiantes y docentes, principalmente en lo referido a la profundización de las desigualdades en el acceso al sistema educativo, a la fragmentación y a la pauperización de la tarea docente. En consecuencia, se agudizaron los conflictos y se multiplicaron las movilizaciones de docentes y estudiantes —que proliferaban desde los últimos años del gobierno de Alfonsín por motivos similares— hasta alcanzar su punto máximo de visibilidad y apoyo social con la instalación de la Carpa Blanca. El recambio del gobierno con la asunción de la Alianza no implicaría ruptura alguna con esta política educativa.

Recién en 2003, en el marco de un nuevo proyecto económico, se redefine el lugar de la educación haciendo eje en la inclusión social. Mediante la implementación de un conjunto de leyes, se intentaría revertir el perfil neoliberal de la década anterior. Ejemplos concretos son leyes como la de 180 días de clases, la Ley de Financiamiento Educativo —que no solo aportó mayor presupuesto a todo el sistema, sino que fue un gran impulso a la investigación permitiendo también la repatriación de científicos argentinos radicados en el exterior—, la Ley Técnico Profesional, la Ley de Educación Nacional y Ley de Educación Sexual Integral.

En coherencia con la idea inclusiva, se crearon programas a nivel nacional que apuntaron a revertir la fragmentación existente, garantizando a los jóvenes de diferentes extracciones sociales la igualdad de acceso a la educación y a la tecnología; en ese marco, deben entenderse la creación de nuevas universidades, el Programa Conectar Igualdad, los programas para la finalización de los estudios secundarios, la creación de nuevas escuelas y los cambios pensados para una nueva escuela secundaria, entre otras iniciativas.

En este archivo de la Colección 30 años: los archivos de la democracia, se hallan disponibles documentos sobre las políticas educativas, archivos periodísticos y voces de los distintos actores sociales que expresan los debates, conflictos, consensos y reformas que modelaron este largo tramo del proceso democrático en el campo educativo.




 

© educ.ar. Todos los derechos reservados - Educ.ar S.E. - Saavedra 789 - Ciudad de Buenos Aires - C1229ACE - Tel / Fax: 54-11-5129-6500 (rot.) - Argentina